Inicio OPINIONES Un nuevo pacto fiscal

Un nuevo pacto fiscal

La amenaza de 10 gobernadores de abandonar el llamado Pacto Fiscal, ha puesto a pensar al Gobierno Federal, aun cuando aparenten no darle importancia a esta posibilidad de que una tercera parte de los estados pretendan desincorporarse de este acuerdo.

Los estados que pretenden modificar el pacto de coordinación fiscal son: Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Michoacán y Tamaulipas.

La razón que los orilla a tomar esta decisión es que consideran inequitativa e injusta la manera como el gobierno federal reparte los recursos y se queda con la mayor parte de la recaudación y les devuelve muy poco de lo que ellos aportan.

Los mandatarios estatales se envalentonaron y levantaron la voz al presidente de la República, declarando que darán la batalla jurídica y política, para exigir lo que por ley les corresponde a las entidades inconformes. 

Algunos de estos estados sí podrían sobrevivir con los recursos que se generan, sin embargo, la mayoría de ellos no lograrían ser autosuficientes en caso de que la federación les dejara de enviar sus remesas. 

¿LA POBLACIÓN ESTÁ DE ACUERDO?

Lo cierto es que no se trata de realizar una consulta con los ciudadanos para decidir salirse del paco fiscal, sino de hacer un análisis concienzudo de su economía, para saber si los estados son autosuficientes y fuera de Nuevo León determinar cuáles podrían sobrevivir solamente con sus propios ingresos.

El espíritu del Pacto Fiscal es que se distribuyan los recursos captados de manera equitativa entre la federación, los estados y los municipios, con la intención de que estos ingresos se repartan equitativamente entre los estados del norte, centro y el sur del país.

Es obvio, que jurídicamente no es posible desincorporarse de este pacto, de manera que parece más una forma de sacudir al presidente de la República para que actualice la fórmula mediante la cual se están devolviendo los recursos a los estados más productivos, tal como lo ha dicho el gobernador de Nuevo León que afirma que solamente se les devuelven 28 centavos por cada peso que envían a la federación y al estado de Jalisco les regresan 30 centavos.

No se trata de saber si el pueblo está de acuerdo o no, se trata de saber si esta separación es jurídicamente viable, por lo que sería mejor hacer una revisión seria sin tintes electorales y no nada más con los gobernadores que han amenazado con dejar el pacto, sino con todos, incluyendo los de Morena y de los demás partidos. 

En efecto es urgente modificar el Pacto Fiscal, para establecer una distribución más justa y equilibrada, sin dejar de apoyar a los estados más pobres, mediante una fórmula que considere número de habitantes, recursos naturales, producción industrial, producción de energéticos y turismo. 

Mientras tanto el gobierno federal tendrá que hacer un esfuerzo para acercarse a los gobernadores en son de paz, porque de lo contrario cada quien seguirá estirando la cuerda hasta que un día se reviente en perjuicio de la población. 

Artículo anteriorPalos de ciego
Artículo siguienteTerrorismo en tiempos de Covid

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí