Inicio OPINIONES 28 gramos de cannabis

28 gramos de cannabis

14
0

El Senado de México resolvió el jueves anterior la despenalización de la mariguana destinada a usos recreativo, científico, médico e industrial; y envió la Ley General para la Regulación del Cannabis a la Cámara de Diputados para su revisión y aprobación antes de que finalice la actual legislatura, el 15 de diciembre. 

Con esta Ley en proceso México inicia un enorme vuelco a una escalada de violencia sin fin en las últimas seis décadas.

Violencia más impunidad, corrupción e injusticias sin límites por lo que toca al uso de este enervante para el uso “recreativo”.

Enervante muchas veces escalón hacia otras drogas de mayor calado y precio, como son la cocaína y las metanfetaminas.

Como no recordar al famoso narcotraficante Zhenli Ye Gon, importador de mercancías de su natal China a México, entre ellas la efedrina y pseudoefedrina, ingredientes esenciales de la metanfetamina, una de las drogas más consumidas del mundo, a quien le encontraron en el ya lejanísimo 2008,  en casa y en efectivo, los muy famosos 207 millones de dólares sólo para sus chocolates.

De la referida Ley aprobada por el senado, este breve resumen:

  • La propuesta tiene como eje rector la promoción, respeto, protección y garantía de los Derechos Humanos, las libertades fundamentales y la dignidad humana, en los términos previstos por la Constitución 
  • Fomentar la paz y la seguridad de la sociedad, contribuyendo en la disminución del mercado ilegal del cannabis psicoactivo y con ello, del crimen organizado, la corrupción y la violencia.
  • Combatir el consumo “problemático” del cannabis con un enfoque de salud pública, aplicando el reforzamiento de políticas y medidas de prevención, intervención oportuna, atención, tratamiento, recuperación, rehabilitación y reinserción social.
  • A pueblos y comunidades indígenas, personas campesinas o ejidatarias, ejidos y comunidades agrarias, afectados por el sistema prohibitivo, deban tener una atención prioritaria.
  • Queda permitido a personas mayores de edad consumir cannabis psicoactivo, siempre que no se realice frente a alguna persona menor de 18 años o cualquier otra imposibilitada para manifestar expresamente su consentimiento libre e informado y que pudiera resultar expuesta al impacto nocivo del humo de segunda mano; así como realizarlo únicamente en su vivienda.
  • Para el autoconsumo se limita a la cantidad de seis plantas de cannabis psicoactivo, así como el producto de la cosecha de la plantación por persona, las cuales deberán permanecer en la vivienda o casa habitación de quien la consume. 
  • La venta del cannabis psicoactivo y sus derivados estará permitida para uso adulto sólo dentro del territorio y se delimitará a los establecimientos autorizados por las autoridades de Salud a través de un Instituto.
  • En aquellos casos en los que una persona esté en posesión de más de 28 y hasta 200 gramos de cannabis psicoactivo, será remitido a la autoridad administrativa competente, de conformidad con lo que establezca la Ley.
  • Luego de 200 gramos será asunto penal.

En síntesis, en los bolsillos se podrán llevar hasta 28 gramos sin penalización alguna.

Nuestro país dejó de ser un país esencialmente productor y de tránsito de enervantes principalmente hacia Estados Unidos.

Se convirtió además de esas dos cualidades, en gran consumidor debido a múltiples factores, entre ellos un relativo mayor control en las fronteras, a la marginación, a la desinformación y ya de pilón a la curiosidad y gusto de las personas.

Difícil saber cuántos consumidores de enervantes hay en el territorio nacional, aunque las autoridades de Salud estiman que ya se aproximan a los cinco millones. 

Recordemos que en la vecina nación el número conservador es de 50 millones de adictos.

En fin, legalizar el consumo de drogas es un paso trascendente ante los altos registros de delitos dolosos, al tremendo tráfico de armas –dos mil por día estiman las autoridades- a la inseguridad y la impunidad, pues del índice de delitos que se cometen cada año (35 mil homicidios de este tipo en 2019) sólo se aclaran 5 por ciento del total. 

Ni qué decir de los grandes grupos de la delincuencia organizada y su diversificación no sólo de tráfico y venta sino en otras infracciones graves que van desde migrantes, trata de personas, secuestros, huachicol por citar algunos.

 El 19 de mayo de 2003 el escritor Gabriel García Márquez envió un video desde México a su natal Colombia con motivo de los 200 años de la Universidad de Antioquía: «no es posible imaginar el fin de la violencia en Colombia sin la eliminación del narcotráfico, y no es imaginable el narcotráfico sin la legalización de la droga, más próspera cada instante cuanto más prohibida».

Tema polémico sin duda, aunque a manera de conclusión preliminar el dilema consiste en dejar hacer y dejar pasar o legislar y contar con reglas claras de este terrible fenómeno que afecta también a personas, familias y sociedad.

Artículo anteriorCarreteras en el abandono
Artículo siguiente¿Cero tolerancia?

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí