El mercado laboral está atravesando por una de las peores épocas en los últimos tiempos, nunca como ahora el inicio de año ha sido tan difícil, pues se viene cargando con el retroceso en los indicadores de los pasados meses en cuestión de desempleo provocado por el confinamiento, la pandemia y la crisis económica.

A la crisis que ya se venía arrastrando por las malas decisiones económicas del gobierno federal, se suman las medidas de confinamiento que han afectado los ingresos de las empresas obligando a despedir personal e incluso hasta cerrar los negocios.

Debido a que no se ha registrado una recuperación sostenida y firme, los ingresos se han reducido de manera considerable y los sueldos de los trabajadores andan por debajo de los dos salarios mínimos. Esto ha provocado un aumento del empleo informal, porque la gente no encuentra un empleo que les resulte suficiente para sostener a una familia. 

El aumento de los contagios o el repunte de la pandemia, hasta en tanto no se cuente con las suficientes vacunas para evitar el aumento de los contagios, seguirá debilitando la actividad económica que podría seguir cayendo durante el primer semestre del 2021.

PRONÓSTICO LABORAL

Aun cuando el gobierno federal insiste en pronosticar una recuperación del empleo augurando una creación de 2 millones de empleos, los empresarios tienen otros números y piensan que si acaso se podrían crear 500 mil plazas.

Sin embargo, en caso de que el confinamiento continúe y en algunos estados incluyendo la Ciudad de México, se decrete el cierre de todas las actividades no esenciales, la caída del mercado laboral será muy fuerte.

Lo cierto es que el empleo formal cerrará este año a la baja y muy probablemente empiece a repuntar hasta el segundo semestre de 2021, mientras tanto lo recomendable es cuidar el empleo y no arriesgarse a renunciar si no se cuenta con una opción alterna segura. 

Según señalan los especialistas, los empleos que se pudieran generar en el 2021 no serán suficientes para abatir el déficit que se viene arrastrando, así que mientras los empresarios se dedicarán a cuidar los ingresos y a hacer nuevos planes de negocios, los trabajadores tendrán que cuidar el empleo para no ser despedidos, porque de lo contrario les será muy difícil volver a colocarse en otra empresa.

La cuesta de enero está a la vuelta de la esquina y hoy como nunca será muy importante seguir empleado y trabajar en equipo, para que la maquinaria laboral siga funcionando y los empresarios no se vayan por la salida más fácil que es la de los despidos. 

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta