Inicio OPINIONES La vacuna contra el COVID-19, la esperanza de México

La vacuna contra el COVID-19, la esperanza de México

Esta semana cerramos el año, dejamos de vivir en el extraño contexto que generó el 2020 con sus sube y bajas provocados por la pandemia, la violencia e inseguridad, la crisis económica, la falsa recuperación, el raro ambiente político, el rebrote del Covid-19 en la CDMX y la incertidumbre de lo que va a pasar en México con una importante elección, por venir, en el 2021 y el tercer año de Gobierno de la 4T, totalmente incierto. Y la vacuna.

Las expectativas, no son claras, el 2021 definitivamente, será un año difícil donde sobresalen varios temas torales que están fuera de control, principalmente, los relativos a la pandemia con su rebrote en la CDMX y otras entidades del país, pero, también la problemática social que representa la vacunación en serie o masiva, para frenar los contagios, los fallecimientos y, además, las elecciones federales para renovar el congreso de la unión.

Estos temas calientan el ambiente, porque hay algunos que dicen que la vacunación tiene tintes políticos, ya que su la aplicación podría condicionarse para beneficiar al partido político en el poder en cualquiera de los estados afines o no.

Esto, por una parte, enrarecería el proceso electoral, además, de especular sobre las medidas de salud que, si bien es cierto, que la obediencia a las normas y medidas sanitarias está bastante diluida, con la presencia de la vacunación se mantendría, en la población, el relajamiento social apostándole a que la vacuna ya se está aplicando en nuestro país.

Sin embargo,  las condiciones para su aplicación corresponde a varias situaciones, primero, a que las vacunas serán, primero para el sector salud, a todo aquel personal que está en la primera línea de atención, luego seguirá para adultos mayores y personas que tienen algún tipo de enfermedad degenerativa que implica alto riesgo su contagio y, finalmente, todos aquellos ciudadanos del país.

Por lo pronto en Querétaro, Ciudad de México, Chihuahua, Nuevo León y quizás otros estados, han empezado con la aplicación de la vacuna con el personal médico y se espera que el resto del país pueda tener pronto la posibilidad de contar con la inoculación para evitar o detener el contagio y complicaciones de los que ya están infectados.

Como siempre, los protocolos no son conocidos, no se sabe si la vacuna es preventiva en su totalidad, es decir, si sólo actuará como un agente preventivo o será curativa, este debate aún está llevándose a cabo y su aplicación en los seres humanos podrá protegerlos de contraer la enfermedad o, por lo menos en caso contrario, que la infección no sea tan severa, para aquellos ya vacunados que contraigan el contagio.

Todas las vacunas contra el COVID-19 que se están desarrollando o distribuyendo están siendo sometidas a evaluaciones exhaustivas en ensayos clínicos y serán aprobadas o autorizadas solo si reducen de manera sustancial la probabilidad de contraer el COVID-19.

Con base en lo que sabemos acerca de las vacunas para otras enfermedades y los primeros datos de los ensayos clínicos, los expertos creen que vacunarse contra el COVID-19 podría evitar que se enferme gravemente incluso si se contagia COVID-19.

Los expertos siguen llevando adelante estudios para evaluar el efecto de la vacuna contra el COVID-19 sobre la gravedad de la enfermedad en los casos de COVID-19, así como su capacidad de evitar que las personas propaguen el virus que causa el COVID-19.

Así las cosas, confiemos en lo que los expertos opinan e instruyen, convivimos con la peor etapa de contagios de Covid-19, con una vacuna experimental que nos puede proteger de los contagios, pero no puede salvar a los que ya padecen el ataque del virus, por lo tanto, debemos volver a las normas básicas, respetarlas y disciplinarse a cumplirlas, es la única manera de ayudarnos y ayudar a los médicos para que nos salven.

Necesitamos gente sana, para poder asegurar un proceso electoral sano, que se pueda llevar a cabo y, donde la ciudadanía, pueda expresar su voluntad a elegir demócraticamente  quienes serán sus representantes en la Cámara de Diputados, administrarán su municipio y serán representantes en los Congresos Locales.

La cultura “valemadrista“del mexicano, deberá quedar en el olvido para que cada individuo que vive en este país, desde el presidente hasta el más modesto ciudadano, acate las normas de salud y sanidad, para evitar que México sea el peor país, con el mayor número de contagiados y fallecidos.

La vacuna debe ser la esperanza para evitar mayores muertes y contagios, pero si no hacemos lo que esté de nuestra parte seguiremos lamentando pérdidas de vidas humanas y eso no está bueno.

Por consiguiente

Desde este espacio le pedimos solidaridad para con usted mismo, cuídese, extreme las medidas sanitarias para que esté usted bien que, con ese esfuerzo, nos ayudará y protegerá a todos los ciudadanos que habitamos este país, hágalo por usted y por todos los mexicanos, que el año próximo sea un año en el que se cumpla el anhelado deseo de que haya salud para todos, es cuánto.

fl.carranco@gmail.com

Artículo anteriorEstamos llegando al final del año
Artículo siguienteA cuidar el empleo

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí