Comprar una cámara reflex profesional no te hace fotógrafo, la práctica y experiencia son el mejor maestro, sin embargo, nunca están de más algunos consejos básicos

Bien dicen que la práctica hace al maestro y en el ámbito de la fotografía esto no es diferente, pues si bien existen miles de cursos que pueden ayudarte; solamente podrás ser un gran fotógrafo practicando y generando experiencia.

Si eres de esos entusiastas que quiere hacer fotografía ya sea por hobbie o para dedicarte a ella, debes comenzar paso a paso, por ello en este Día Internacional de la Fotografía te compartimos algunos consejos prácticos para empezar.

El equipo no hace al fotógrafo

Lo primero que debes saber es que la cámara no hace al fotógrafo, si bien puedes hacerte con la mejor cámara del mercado, si no la sabes usar no te servirá de mucho y seguramente tus fotos saldrán o muy oscuras o muy brillosas.

En este sentido diversos expertos  recomiendan adquirir una cámara con controles manuales y objetivos intercambiables básica, para comenzar tu andar por el mundo de la imagen fija aprendiendo lo básico, así que no busques la más moderna sino la que mejor se acomode a tus necesidades primarias como fotógrafo.

Busca una cámara que se adapte a tus necesidades y no la más cara

Utiliza las líneas

En un ámbito más enfocado a la composición de la imagen comienza utilizando líneas y otros elementos  horizontales y verticales, triángulos, simetría, asimetría, patrones, esto debido a que el cerebro busca instintivamente las formas geométricas a la hora de ver imágenes, por lo que esos elementos son una gran práctica para aprender a componer.

El uso de las líneas es un gran ejercicio. Foto de Brandi Redd

Juega con la profundidad de campo

Esas imágenes donde se ve el fondo desenfocado y el primer plano nítido, suelen generar una gran impresión, esto lo puedes lograr jugando con los tres elementos básicos de la fotografía  diafragma, velocidad de obturación y distancia focal; es uno de los primeros ejercicios a realizar por todo principiante, algo que puede llegar a resultarte casi mágico.

Congela el movimiento

Jugar con el movimiento es una de las técnicas más básicas pero también de las más importantes, lo habitual es que las fotografías congelen un instante, y por tanto el movimiento. Por ello si quieres congelar el movimiento disparar tu cámara en velocidades superiores a 1/125, e intenta capturar escenas donde se notorio el movimiento, un globo de agua ponchandose o una fuente de agua son muy útiles para estos ejercicios.

Recuerda que la práctica hace al maestros así que piérdele miedo a tu cámara y literalmente juega con ella, sal y captura el mundo en una imagen.

                                     Estos efectos son incluso mágicos.

Via:  El Heraldo de México

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta