Inicio MEDIO AMBIENTE En Calakmul, la UNAM estudiará el impacto del cambio climático

En Calakmul, la UNAM estudiará el impacto del cambio climático

201

El OMECCA, impulsado por el Instituto de Ciencias de la Atmósfera, busca generar un mayor entendimiento sobre el ciclo del carbono y la contaminación del aire en México.

Mil 233 kilómetros de carretera separan a Ciudad Universitaria (al sur de la capital de México) de la Reserva de la Biósfera Calakmul, en Campeche, la segunda selva tropical más importante de Latinoamérica, después del Amazonas. Su lejanía de la urbanización y sus más de 700,000 hectáreas y vegetación característica hacen de aquélla el sitio idóneo para estudiar el ciclo del carbono y los impactos del cambio climático.

Por medio del Observatorio Mexicano del Clima y la Composición Atmosférica (OMECCA), investigadores del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático (ICAyCC) de la UNAM avanzarán en el conocimiento del ciclo del carbono y la contaminación atmosférica en el país, algo relevante para proponer estrategias que frenen el calentamiento global, atiendan el deterioro ambiental y aminoren su impacto en la salud humana y en los ecosistemas.

“Emprendemos una nueva aventura al establecer –en el sureste mexicano– un sitio de validación de datos satelitales que genere información precisa sobre la variabilidad y tendencias de contaminantes atmosféricos y gases de efecto invernadero. Elegimos Calakmul por el papel de la selva tropical en los flujos de carbono y agua en la región, aspectos clave para que haya equilibrio, ya que los procesos que regulan los intercambios entre suelo, vegetación y atmósfera han sido poco estudiados”, afirma Michel Grutter de la Mora, del ICAyCC.

Infraestructura

El laboratorio móvil está montado en un contenedor marítimo. Cuenta con equipo de punta, una torre para la instalación de una estación meteorológica y un equipo de medición de flujos entre el suelo y la atmósfera, entre otra infraestructura.

El Observatorio portátil realizó un viaje de tres días hasta su destino, y es el primero en Latinoamérica en operar vía remota (lo hará desde Ciudad Universitaria). Su funcionamiento implica un reto porque la estación no sólo trabajará en condiciones difíciles en cuanto a acceso, temperatura y humedad, sino que probablemente enfrentará huracanes, tormentas e inundaciones.

“Desarrollamos tecnología basada en métodos de percepción remota para medir la concentración de gases de forma similar a cómo hacen los instrumentos satelitales, pero con mayor precisión y frecuencia. OMECCA proporcionará datos sobre muchos parámetros, pero con más detalle, acerca de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y monóxido de carbono. Con esto se podrá estudiar la evolución y las anomalías de los fenómenos climáticos, además de monitorear impactos sobre nuestro planeta”, indica el universitario.

Parte de las tareas que realizará el grupo de Espectroscopia y Percepción Remota del ICAyCC, liderado por Grutter de la Mora, será determinar los flujos de una amplia gama de contaminantes, verificar inventarios de emisiones e identificar eventos como incendios forestales, quemas agrícolas o la contribución de emisiones extraordinarias a partir de “puntos calientes” registrables desde el espacio.

Hay grupos de investigación que trabajan en la zona de Calakmul, científicos de las universidades Autónoma de Campeche y la del Carmen, así como de El Colegio de la Frontera Sur, con quienes ya hay vínculos para incrementar la capacidad de generar conocimiento, intercambiar puntos de vista e integrar un equipo interdisciplinario.

“Dichas acciones son importantes, porque queremos formar expertos en estas áreas para continuar con este legado del estudio de la composición de la atmósfera. Debemos cuidar nuestras actividades para evitar emisiones de gases, es decir, generar conciencia, educar y dejar que las siguientes generaciones contribuyan a la solución del problema.”

Foto: Omar López.

Esfuerzo conjunto

Este proyecto es un esfuerzo conjunto entre la UNAM, la Agencia Espacial Mexicana y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático. También se participará como punto de validación de iniciativas de observación satelital en curso, como la Orbiting Carbon Observatory y el Tropospheric Emissions: Monitoring Pollution, de la NASA, y el TROPOspheric Monitoring Instrument de la Agencia Espacial Europea.

“OMECCA no solamente promete contribuir a la solución de problemas nacionales, sino también cumplir con compromisos internacionales. La relevancia de este proyecto para México está en participar con los consorcios de otros países que proveen datos centrados en estudios del clima, el ambiente y la conservación ecológica del planeta, y en particular con la medición de gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos desde plataformas satelitales”, asegura.

El laboratorio móvil forma parte de la Red Universitaria de Observatorios Atmosféricos de la UNAM. Todos los datos generados serán libres y se pondrán a disposición de la comunidad científica y el público en general.

Artículo anteriorIndicadores de Ocupación y Empleo
Artículo siguiente“Hemos desconectado el destino individual del destino común”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí