Inicio OPINIONES Huawei en la lista negra

Huawei en la lista negra



Las recientes decisiones tomadas por el presidente estadunidense Donald Trump en el conflicto comercial con China, han propiciado un aumento en la tensión entre ambos países que ahora afecta a la compañía de telecomunicaciones Huawei, la más grande de China, al prohibir a empresas norteamericanas el suministro de hardware y algunos servicios de software para el gigante chino.
El presidente Trump incluyó en una lista negra a Huawei acusada de ayudar a Beijing en el espionaje y amenazó con interrumpir el suministro de software y semiconductores desde las empresas estadunidenses que le sirven para la fabricación de sus productos.
Esta medida ha obligado a Google a suspender las ventas a China, lo mismo las empresas Intel Qualcomm y Broadcom que también congelarán el suministro para Huawei. La decisión de Donald Trump podría provocar un efecto dominó en la industria global de los semiconductores, por lo que otras empresas proveedoras de chips también se verían muy afectadas con la medida.
La empresa china Huawei depende de manera importante de los semiconductores estadunidenses y realmente podría quedar paralizada de no resolverse el conflicto con los Estados Unidos. Aun cuando Huawei tiene en almacén suficientes chips y otros componentes, no podrá subsistir más de tres o cuatro meses en esta situación.
La intención del presidente Trump obviamente es contener el crecimiento de China, por lo cual está desencadenando esta guerra fría entre las dos economías consideradas las más grandes del planeta. Esto significa que con se pone en riesgo el desarrollo de China, que podría incluso resultar colapsada.
Con esta medida quienes tengan teléfonos Huawei solamente podrán acceder a la versión pública del sistema operativo móvil Android de Google, que es el software para teléfonos inteligentes más popular del mundo, pero no podrán ofrecer aplicaciones y servicios de mapas y buscador de email. Con esto se reducirá significativamente la venta de teléfonos Huawei y de tabletas Honor.
En resumen, quienes tengan teléfonos marca Huawei podrán seguir contando con acceso a las actualizaciones y aplicaciones de código abierto de Android, pero no podrán tener las nuevas aplicaciones.
Sin embargo, Huawei informa que continuarán construyendo un ecosistema de software seguro y sustentable, para poder ofrecer globalmente la mejor experiencia de los usuarios.
De manera que la decisión de Trump de prohibir a las empresas estadunidenses tener relaciones comerciales con Huawei pone en riesgo a ésta, toda vez que depende de suministros, software y componentes esenciales de empresas como Intel Qualcomm Xilinix y Broadcom y por supuesto Google, pero la empresa china no está de brazos cruzados, sino que se prepara para resolver este problema.
Y esto es solamente el principio de una guerra fría que ya se veía venir; sin embargo, nadie pensó que Trump se atrevería a tanto. Aún habrá mucho que escribir sobre el tema y se verá si la compañía china sale avante con su propio sistema operativo, pero lo cierto es que podría tratarse de la primera de muchas compañías afectadas en distintos rubros, por los conflictos comerciales entre las potencias más grandes del planeta en los que predomina la soberbia y la ambición del poder del dinero.

APLAUSOS PARA AMLO
Y mientras los dueños del dinero en el mundo se pelean, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ocupa de aplicar la ley para todos, sobre todo en lo que concierne a la recaudación fiscal, de la que mucho dependen los programas de gobierno y los planes de desarrollo de su administración.
Este lunes se llevó las palmas al anunciar que firmó un decreto para eliminar de tajo las condonaciones de impuestos a los grandes empresarios, que fueron favorecidos durante los dos sexenios anteriores de 2007 hasta 2018 y que ascienden a casi 400 mil millones de pesos, por lo que los llamó huachicoleros de cuello blanco.
Estos privilegios fiscales beneficiaron tan solo a 108 grandes contribuyentes con 213 mil millones de pesos. De manera que, a partir de ahora, habrá piso para todos los contribuyentes, quedando a salvo únicamente aquellos que sufren catástrofes naturales.

Artículo anteriorEl plan no tiene quien lo escriba
Artículo siguienteEl fin del mundo apenas comienza

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí