Inicio POLÍTICA Mi café del día

Mi café del día

El café es quizá la bebida que más se toma en el mundo, después del agua por supuesto y está considerado como el mejor despertador al levantarse y uno de los energizantes más socorridos durante el día.

Este viernes se celebró como todos los años el Día Internacional del Café, sobre todo en México que es uno de los principales países productores de este aromático en el mundo.

En México existen 4 regiones donde se produce el mejor café del país y en
algunos casos del mundo. Estas regiones están en los estados de Veracruz,
Oaxaca, Chiapas y Puebla. De manera que tenemos de dónde escoger y en
sabores de rompen géneros. Todo es cuestión de probar y decidir cuál de todos nos convence y de ahí elegir una marca o una región.

El número de consumidores de café ha ido en aumento durante los últimos años, por lo que su venta se ha venido incrementando. Lo mismo se vende en tiendas de conveniencia que en cafeterías o supermercados. Esto sin tomar en cuenta la moda del café en cápsulas, que es para otro tipo de paladares.

En el país hay cafeterías de cadena tanto internacionales como nacionales, pero también hay barras de café o pequeñas cafeterías donde la gente acostumbra a ir todos los días a saborear su café preferido, lo mismo un café americano que un capuchino o un expreso cortado o un lechero. No hay como ir a estos pequeños cafecitos donde uno puede ir a pensar, a leer o a conversar con los amigos.

La popularidad del café ha logrado posicionarlo como una de las bebidas
imprescindibles entre la gente de todo el mundo. En México se han establecido cadenas como Starbucks, Café Punta del Cielo, Italian Coffee, Café Macchiato, Cielito Querido, Finca Santa Veracruz, Bola de Oro, La Parroquia y Jícaros de Don Silvio con muy buenas ventas.

Por cierto, si hay un café que recomendar sin temor a equivocarse es el Café
Jícaros de Don Silvio, el mejor café de Veracruz producido en Coatepec, la región cafetalera por excelencia. Búscalo en su página de Facebook.

El café es fuente de energía para todo mundo y también es fuente de inspiración para escritores y poetas, que al sentir los vapores de este aromático se sienten motivados e inspirados.

Tomar café no es tan malo como a veces se dice, siempre y cuando se consuma con moderación, porque es quizá una de las adicciones permitidas más saludables de la vida.

EL CAFÉ ES EL CAMINO AL CIELO
El café despeja la cabeza,
Con la cabeza despejada se trabaja muy bien
Trabajando muy bien se obtienen ganancias
Las ganancias producen dinero
El dinero produce buen humor
El buen humor produce felicidad
El que es feliz se haya dispuesto para el bien
Las buenas obras conducen al cielo
Por lo tanto…
El café es el camino al cielo.

Artículo anteriorLos Derechos Humanos de la Cuarta Transformación
Artículo siguienteLos extraviados

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí