Inicio POLÍTICA Reconciliaciones políticas

Reconciliaciones políticas

186

Política en Movimiento

Angélica Beltrán

CDMX a 15 de febrero, 2023.- Del “abrazo de Acatempan” como gesto simbólico de “reconciliación” entre el panista Santiago Creel, presidente de la Cámara de Diputados y el morenista Ignacio Mier, presidente de la Jucopo; tras fallido arranque de sesiones; llega desde el Senado, la reconciliación del morenista crítico, Ricardo Monreal, con sus correligionarios y aspirantes a la candidatura presidencial por MORENA.

        Luego de una lluvia de golpes debajo de la masa, entre Claudia Sheinbaum, jefa del gobierno capitalino y el senador Monreal, presidente de la Junta de Reconciliación Política; este martes en la Cámara Alta se mostró otro intento de reconciliación entre ambos. Este, a través de un acuerdo entre la Jucopo que preside Monreal y el Gobierno de Sheinbaum, para recuperar el parque Luis Pasteur, ubicado en las inmediaciones del Senado.

       Y es que el parque estuvo ocupado hasta la semana pasada por activistas pro-marihuana, quienes se manifestaron en plantón por 3 años en apoyo a la iniciativa de ley –aún pendiente– para regular el uso de la cannabis.

          Desde entonces, el parque público ubicado sobre el Paseo de la Reforma se ha convertido en centro de fumadores de cannabis y comerciantes de productos relacionados con la planta. Pero tras el retiro de los activistas, se han quedado en el lugar grupos de consumidores y vendedores de productos relacionados con la planta.

               En el marco de ese acuerdo para la recuperación el espacio público, el senador Ricardo Monreal anunció su encuentro con la jefa de gobierno, a quien aprecia y respeta, dijo; y proyectó que la reunión con Sheinbaum será cordial y respetuosa.

           En ese temor, el zacatecano puntualizó que los encuentros con los aspirantes a la candidatura presidencial por MORENA han fluido. Desayunó con Marcelo Ebrard esta semana; se reunió con Adán Augusto en el Senado, y habrá una segunda visita de este a la cámara alta esta semana. En ese marco se inscribe la reunión con Sheinbaum, en día por precisar.

           Y es que, desde las plenarias de los legisladores de MORENA, los aspirantes presidenciales llegaron con clara instrucción de Palacio Nacional de proclamar la unidad. Y ahora, sigue la reconciliación, según se ve.

       Así, se espera que las campañas individuales que realizará cada aspirante rumbo a la encuesta nacional abierta al público para seleccionar al candidato, serán tranquilas y sin tanto golpeteo. Esto quizás porque los aspirantes presidenciales han pasado de la competencia al reparto discreto de lo que a cada cual corresponde según sus méritos en MORENA y su trayecto histórico al lado del presidente López Obrador desde hace más de 30 años.

Delfina no paga a sus acarreados

            Terminó mal el cierre de precampaña de la candidata de MORENA al Estado de México, Delfina Gómez, ya que asistentes al acto grabaron y difundieron un video -que se hizo viral en las redes– de golpiza propinada a un operador político encargado de acarrear a personas al mitín. El reclamo y golpiza, por no pagar los $500 pesos prometidos a los asistentes, a cambio de hacer “bola” en el evento masivo.

            Con esto quedó en evidencia la morenista, pues peor aún que pagar acarreados; fue el no cumplir con la promesa de pago.

           Sin duda es triste la realidad de nuestra “democracia”. Pues los partidos políticos están habituados a pagar la asistencia de los votantes a los mítines y el voto en las urnas.

         Y es que en la democracia mexicana los floridos discursos de campaña no convencen; lo que convence a los más necesitados es la remuneración económica directa.

Artículo anterior¿Política o policía?
Artículo siguienteCristal Romelia Romero Vaqueiro, reina electa de los festejos del Primero de Marzo 2023
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí