Inicio OPINIONES Caer en blando

Caer en blando

A mis primos Flores /


Es evidente que el partido Morena –aún por encima de naturales diferencias entre sus máximos dirigentes y militantes- ve antes que nada ganar la mayoría en las elecciones del 2021 y lo que pueda junto con  el gobierno de la cuarta transformación, arrasar de nuevo en el 2024.

Es evidente que el triunfo del mandatario Andrés Manuel López Obrador en el 2018 lo hizo de una u otra manera caer en blandito, pues muchas de las políticas aplicadas por decenios el PRI (80 años), más los 12 del PAN y el último de nuevo el PRI con Enrique Peña Nieto, le dejaron un camino atiborrado de piedras, unas que se pueden quitar pronto y otras aun enterradas que esperemos, pueda ir despejando el que nos representa en el país.

Es decir y cierto: una corrupción desmedida e incontrolable en todos los ámbitos de la vida política, económica (empresarios que se despachan aún con la pala grande), social y esta secuela dejada de más de la mitad de una creciente población que raya en la miseria y que es necesario equilibrar lo único cierto que es lo que es, la realidad.

Por eso, en donde López Obrador abre una puerta – ya no se diga la alcantarilla delincuencial-  sea en hospitales, escuelas, bancos, sindicatos, gobiernos estatales, Ayuntamientos, centros turísticos, transportes, combustibles, el mismo gobierno federal, congresos legislativos, poderes judiciales, antros, medios, aduanas, migración, agro,  por referir algunos, de que va a encontrar va a encontrar irremediablemente.

Así está catalogado el país: altos grados de corrupción, otra vez, incontrolable.

Entonces hay que entender que cualquier decisión tomada desde el gobierno federal, que dice barrer de arriba hacia abajo la corrupción e impunidad, claro que va a encontrar resistencias de todo orden.

Las clases medias y medias altas, las iglesias, ciertos organismos públicos como el Instituto Nacional Electoral o la Comisión reguladora de Energía, el Inegi, INAI, entro otros, alzan las cejas ante tantos cambios que están irremediablemente en marcha porque de eso depende lo que se refería al principio: Morena va por todo de nuevo para completar su plan de cuarta transformación.

Hasta ahí están en su proyecto y 30 millones de 80 lo respaldan.

Un inconveniente es  que el amigo López Obrador escucha a muy pocas personas, es muy dado a descalificar quizá por todo lo que la ha ocurrido y sí, comete excesos innecesarios de tanto hablar y hablar. 

Hay asuntos que requieren más acción dentro de las leyes y el estado de derecho y menos palabrería e intereses descontrolados. Es el caso de la delincuencia desbordada, de las desigualdades de género y los extremos de feminicidios, la lacerante ignorancia, devastación de recursos naturales, destrucción de cuerpos de agua, libre expresión de ideas, en fin, por referir, de nuevo, algunas.

Atraques:

  1. Llegar a Coatzacoalcos, el tercer puerto petrolero del mundo, es de atar: obras públicas abandonadas, bodegas y maquinaria abandonadas, locales deteriorados o cerrados, un Pemex aún alicaído a pesar de contar con los complejos petroquímicos  más importantes de América Latina, e industrias privadas de máximo rendimiento, luchan por salir. De la delincuencia, huachicol, migrantes, trata, derecho de piso, enervantes y otras argucias, ni hablar.
  2. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) señaló que las cuentas con operaciones irregulares de personas tanto morales como físicas en facturas ascienden a 339 mil millones de pesos e involucran a 977 contribuyentes quienes eludieron el pago de impuestos. Eso en el periodo 2017 a 2019. Ni hablar.
  3. Un profunda reforma fiscal se avista si el gobierno federal pretende, como lo dice, llevar educación y salud, a los 125 millones de mexicanos y contando.
  4. Vaya que el diputado Porfirio Muñoz Ledo pisó los callos del canciller Marcelo Ebrard luego de visitar el centro migratorio de Tapachula, pues desde entonces hasta otra cara se le ve. Y el mismo mandatario federal anda tenso con ese asunto.
  5. Y esto de la migración, con un Donald Trump imperturbable, tare de cabeza la frontera de México con la vecina nación.
Artículo anteriorLos Huevos del Guajolote
Artículo siguienteEl síndrome de la corrupción en el gabinete

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí