Inicio OPINIONES Ciudad callada

Ciudad callada

  • Recién terminó la Semana Santa y, como nunca había sucedido, Coatzacoalcos estuvo en la desolación, sus playas estuvieron prácticamente desiertas, no había un alma caminando sobre la arena o jugando con las olas del mar del Golfo de México, que solamente fue visitado por parvadas de gaviotas y de pelícanos en busca de alimento. La población respetó su sana distancia y se guardó en sus casas, para no correr el riesgo de infectarse o contagiarse con el Covid-19. 
  • Durante estas vacaciones se sintió en la ciudad un ambiente pesado en medio del silencio, los restaurantes vacíos y el puerto se convirtió en una ciudad callada. Con lo difícil que resulta a los porteños guardar silencio, en esta ocasión no se escuchó el bullicio de todos los años. Ni siquiera se sintió el ambiente sepulcral de los templos en estos días de guardar.
  • La gente ha dejado de salir a las calles, el malecón luce desierto y es curioso ver a los niños asomados por las ventanas, tratando de sentirse afuera, intentando escuchar el sonido del mar y del viento. Si acaso poder saludar al vecino o a algún transeúnte solitario.
  • Fueron unas vacaciones desoladas y en silencio en Coatzacoalcos, y en los pueblos cercanos tomaron la decisión de cerrar sus accesos, impidiendo el paso a la gente de fuera, a los visitantes, solamente podían pasar los residentes del lugar o de las comunidades vecinas. 
  • Todavía al pasar la Semana Santa los pobladores siguen protegiendo a sus familias del contagio, impiden el acceso a los visitantes y si acaso les permiten el paso, los obligan a fumigar sus vehículos, pero en la mayoría de los casos imponen su voluntad esgrimiendo un acuerdo entre comunidades de no dejar pasar a los extraños, solamente pueden circular los lugareños. Nuestros pueblos han cerrado sus fronteras. Si hacen bien o hacen mal, eso no lo sabemos, lo cierto es que se cuidan de un posible contagio de coronavirus a sabiendas de que no cuentan con los servicios hospitalarios más elementales.
  • YA VIENE LA FASE 3
  • Sin embargo, cuando parece que ya la hemos librado, que ya ha pasado lo más difícil de la pandemia, nos anuncian que en breve entraremos a la Fase 3 que significa que se reforzarán más las medidas tomadas en la Fase 2; es decir, proteger y cuidar a los adultos mayores y a los grupos de riesgo, extender la suspensión de clases presenciales después del 30 de abril, no celebrar eventos masivos de ningún tipo, paralizar las actividades laborales en todos los sectores e intensificar las medidas de prevención. 
  • Aun cuando no sabemos a ciencia cierta cuando comenzará la Fase 3, ésta podría suceder en dos o tres semanas; afirman que después del 30 de abril se habrá de definir.
  • El gobierno se dice listo para enfrentar esta fase, sobre todo el sector salud; se hará una reconvención hospitalaria con hospitales de campaña, al grado de instalar camas en los estacionamientos de los centros médicos y luego del convenio marco celebrado con las cadenas de hospitales privados, se ampliará la cobertura para combatir el Covid-19 que sigue haciendo tanto daño.
  • Hay que reconocer la gran labor desarrollada por el personal de las instituciones de salud como son IMSS, ISSSTE, Hospitales de Marina, Sedena y Pemex, así como los hospitales privados que han atendido a cientos de casos arriesgando su salud y la de los suyos.
Artículo anteriorLa importancia de la tecnología.
Artículo siguienteFase 3

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí