Fue la época en que se amaron mejor,  

sin prisa y sin excesos, y ambos fueron  

más conscientes y agradecidos de sus victorias 

 inverosímiles contra la adversidad.  

El amor en los tiempos del cólera.  

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.  

YURIDIA: El amor y la pasión en los tiempos de pandemia es un tema que dará mucho de que escribir a los eruditos. Para empezar, las pasiones se encendieron. Tanto tiempo juntos y tan pequeño el hábitat, que faltó espacio donde uno de los dos pudiera refugiarse. No hubo silencio y privacidad, porque cuando no era uno de los dos, los hijos correteaban por la casa o el departamento, peleando por la tele, jugar o ir a la tienda, y ello generó tensiones.

Los divorcios ya están a la orden del día, unos por hartazgo, otros porque apenas conocieron a la pareja, y otros porque el hombre con doble vida “tronó” y terminó confesando tener un “segundo frente” y se siente mejor con “la otra”. La violencia familiar fue –es- cosa de todos los días. El “pásame el salero” sin decir “por favor”, motivó mentadas y golpes. Al final del día ambos se iban a dormir sin hablarse y hasta pusieron una almohada como línea divisoria. “¡A ver a qué hora se muere este hijo (a) de su pm!” “¡En qué momento de mi vida cometí el error de casarme con éste (a)!” “Estoy harta (o) de él (ella). Gritos y reclamaciones variopinto.

En los casos de las nuevas parejas, sobró tiempo para la pasión desenfrenada. El cubre bocas, el Lysol sobre la cama para desinfectarla y la “sana distancia” fueron a parar al cesto de la basura en los momentos en que, jadeantes y la respiración caliente, los dos sintieron estar sentados sobre un volcán.

BROTARON OTRAS modalidades de amor. Por ejemplo, al amor al reclamo, que ya es cosa de todos los días en Palacio Nacional. El presidente exigió a España, hoy Día de la Raza, pedir perdón a México por la imposición y el saqueo. MIENTRAS, la esposa del presidente anda por Europa. En Francia pidió prestado algunos documentos y códices prehispánicos para traerlos en México; lo mismo hizo en Italia. En el Vaticano le entregó al Papa una carta donde AMLO le pide al pontífice brindar una disculpa por los estropicios de la colonización católica, pero –pena ajena- le pidió prestados códices prehispánicos. En Austria fue a pedir la devolución del Penacho de Moctezuma. Le dijeron, si, cómo no.

EL AMOR POR LA SANGRE. Continúa el horror. Ciento seis asesinatos este fin de semana. Y acá distrayéndonos con la estatua a Colón. ¡Vive Dios!

También, ¡oh l’ amour!, nacieron romances. El mito de que el cubre bocas protege, se vino abajo. También el que guardando sana distancia no hay rebrote. Las fotos de las escenas acarameladas del doctor LÓPEZ GATELL con una agraciada dama que se deshace viéndolo a los ojos y juntando sus carnosos labios con los de él, ya gastados, por ciertos, por tantas mañaneras y tardeadas (conferencias de prensa), muestran la ternura y a la vez la fogosidad. LÓPEZ GATELL, afiebrado por el amor, se olvidó, en buena hora, del tema de la vacuna que todavía no se aprueba del todo, y los más de 83 mil muertos “que se murieron”. Los besos calman el stress, dan seguridad.

SI SALVADOR NOVO viviera le dedicaría estos tiernos versos:

“Amar es este tímido silencio/cerca de ti, sin que lo sepas, /y recordar tu voz cuando te marchas/y sentir el calor de tu saludo. /Amar es aguardarte/como si fueras parte del ocaso, ni antes ni después, para que estemos solos/entre los juegos y los cuentos sobre la tierra seca. /Amar es percibir, cuando te ausentas, /tu perfume en el aire que respiro, /y contemplar la estrella en que te alejas/ cuando cierro la puerta de la noche”. 

EL AMOR se sufre, también. Como YADIRA CARRILLO, quien desespera  porque su marido, el abogado JUAN COLLADO, salga lo antes posible del Reclusorio Norte para tenerlo en casa, apapacharlo, atenderlo como se merece y, qué caray, amarlo.

A JUAN COLLADO el presidente lo quiere en la cárcel hasta que “cante” todo lo que sabe de CARLOS SALINAS DE GORTARI, “el innombrable”, para poder lincharlo en la “consulta popular”. A COLLADO lo tiene bien agarrado por delincuencia organizada, lavado de dinero y otros. Como COLLADO no canta, seguirá otro rato en prisión, y YADIRA seguirá esperando como Penélope a su amado Ulises.

Como dijera GABRIELA MISTRAL: “Dame la mano y danzaremos;/dame la mano y me amarás. /Como una sola flor seremos, /como una flor, y nada más…/El mismo verso cantaremos, /al mismo paso bailarás…” 

El presidente odia –sentimiento en el otro extremo del amor- a SALINAS DE GORTARI, pero, dicen los que saben del amor, que entre éste y el odio no hay más que un solo paso.

JORGE LUIS BORGES dice: “Entre mi amor y yo han de levantarse/ trescientas noches como trescientas paredes / y el mar será una magia entre nosotros. / No habrá sino recuerdos. /Oh tardes merecidas por la pena,/ noches esperanzadas de mirarte, /campos de mi camino, firmamento / que estoy viendo y perdiendo…/ Definitiva como un mármol entristecerá tu ausencia otras tardes”. 

¿Qué habrá sentido CLAUDIA SHEIMBAUN cuando, por órdenes de ella, la estatua de COLÓN caía como cayó -9 de abril 2003- la de SADAM HUSSEIN al ser derrocado? No sé si fue para celebrar el Día de la Raza, o como dijera el español “nomás por joder!

HACE UNOS AÑOS, el inefable GRACO RAMÍREZ retiró la estatua ecuestre de Morelos en los límites del D.F. y Morelos, dizque para darle mantenimiento (como promete doña Scheinbaum con la Colón), y ahora, convertido en fierro viejo, CUAUHTÉMOC BLANCO no sabe qué hacer con ella.

No sé, pero si don CRISTÓBAL, que cuando pisó tierras americanas pensó que estaba en Oriente, le cantaría a doña CLAUDIA el verso libre de JAIME SABINES: “te quiero a las diez de la mañana, y a las once, / y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y /con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. / Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me /pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la /comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí” 

 

EL AMOR SE expresa también por los negocios, las riquezas y las posesiones.

“¡Ay, qué amante es la rosa /y qué amada la espina! /Como el doble contorno/ de dos frutas mellizas/ tengo la dicha fiel/ y la dicha perdida”, dice GABRIELA MISTRAL.  

Para mas información consulta: http://diariooficial.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5599411&fecha=01/09/2020 donde se dice que, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas cedió cerca de 2.5 hectáreas de terrenos protegidos en la isla de Holbox, a una empresa inmobiliaria en la que trabaja CAROLYN ADAMS, nuera del presidente de la República.

Desarrollos Inmobiliarios Xunaan es una subsidiaria de Stella Holding cuyo principal socio es el empresario regiomontano Carlos Álvarez de Alba. Él es el jefe de la nuera de López Obrador, y quien resulta el beneficiado por esta cesión de 2.5 hectáreas, donde, presuntamente, se construirá un complejo turístico de 5 diamantes.

P.D. QUÉ COSAS TIENE LA VIDA. Perdónanos, no sabíamos lo que hacíamos.

armandorojasarevalo@gmail.com

rojas.a.armando@hotmail.com

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta