Inicio CULTURA Origen colonial de la Virgen del Carmen

Origen colonial de la Virgen del Carmen

248

Adaptada a la pandemia, en 2020 bendijo desde helicóptero.

Por la pandemia, y no por obra de Dios, el 19 de julio de 2020 la Virgen del Carmen voló en helicóptero. Ese año, la procesión en Campeche no fue por mar y tierra, como otros años, sino por aire. Los campechanos salieron a las azoteas y a las calles a recibir la bendición de la virgen desde el cielo.

Dinorah Enríquez, maestra en Geografía por la UNAM y tesista doctoral del Instituto de Geografía (quien enfoca su investigación sobre turismo religioso y la Virgen del Carmen), aporta más datos sobre la patrona de los pescadores.

La Virgen del Carmen llegó a la Nueva España en 1585. El 27 de septiembre de ese año entró por Veracruz y el 17 de noviembre llegó a la Ciudad de México, y a partir de ahí se expandió por el territorio novohispano.

Los carmelitas descalzos levantaron conventos y templos principalmente en el centro del país: Querétaro, Guanajuato, Jalisco… pero no en Campeche, donde hoy la Virgen del Carmen es símbolo de identidad cultural.

El origen de su culto en Campeche se debe a “un milagro” ocurrido en un contexto político, pero en otros estados se debe a la misión encomendada a los carmelitas descalzos de fomentar la religión católica. En el caso del pueblo de San Ángel en la Ciudad de México, además de fortalecer la espiritualidad, se debe también al sincretismo cultural.

Campeche es un estado muy devoto a la Virgen del Carmen gracias a una batalla ganada en 1717 a unos piratas británicos que se habían apoderado de la Isla de Términos, geoestratégica para la Nueva España y porque era rica en palo de tinte, muy cotizado en Europa y Asia porque del árbol se extraía un tinte rojo y demás colores oscuros.

Para los españoles—liderados por el Sargento Mayor Don Alonso de Felipe Andrade— ganar esa batalla el 16 de julio, Día de la Virgen del Carmen, fue un milagro. Por eso a la Isla Tris, como se le conocía, se le cambió el nombre a Isla del Carmen. Para recordar es batalla, en el malecón hay una estatua dedicada a Don Alfonso.

La imagen de la virgen llegó a Campeche en 1722 proveniente de Cádiz, España, y en la actualidad se resguarda en el Santuario Diocesano Mariano de Nuestra Señora del Carmen, en Ciudad del Carmen. En el estado es la patrona de los pescadores, los camarones y los marinos; es la estrella del mar, su protectora.

En Isla del Carmen, los festejos empiezan a fines de junio y terminan a principios de agosto. Casi mes y medio de actividades en torno de la Virgen atraen turismo que reactiva la economía y la vida cultural.

Entre esas actividades destacan dos procesiones. Una por mar, con barcos camaroneros y petroleros, y la otra por tierra, por el malecón y las calles de la ciudad. También hay misas, bautizos y comuniones masivas.

La procesión por tierra cumplió 135 años en 2019, ya que empezó a celebrarse en 1884, pero el paseo de la virgen por mar es más reciente, cumplió 35 años ininterrumpidos. Debido a la pandemia, ambas procesiones no se realizaron en 2020.

Un ejemplo más de una devoción en expansión es la escultura monumental Stella Maris, antiguo nombre con el que se conocía a la Virgen María, en el malecón de la Isla del Carmen. Con sus más de 20 metros, la Estrella del Mar es uno de los monumentos religiosos más altos del sureste mexicano.

El Señor y la Virgen

A diferencia de otras órdenes evangelizadoras, los carmelitas descalzos llegaron a la Nueva España para consolidar la espiritualidad cristiana. Ese es el origen del culto en San Ángel, en la Ciudad de México.

En el pueblo de Tenanitla, entre 1615 y 1626 construyeron el Colegio de San Ángelo Mártir junto con la Iglesia del Carmen y un monasterio para formar sacerdotes carmelitas. Sus terrenos abarcaban desde lo que hoy es San Jacinto hasta Chimalistac, que eran atravesados por los ríos Magdalena y Chico.

La Feria de las Flores que se celebra en el marco del Día de la Virgen del Carmen es un sincretismo cultural que oficialmente cumple 164 años en 2021. Los habitantes de Tenanitla llevaban ofrendas de flores a sus deidades prehispánicas para agradecer las cosechas, pero tras su llegada en el siglo XVII, los carmelitas vincularon el rito indígena con la Virgen del Carmen.

En 1857, el presidente Ignacio Comonfort autorizó la realización de una feria anual en la Villa de San Ángel para oficializar la costumbre que los carmelitas comenzaron en el siglo XVII.

Tras la Reforma de 1858, que nacionalizó los bienes de la Iglesia, el Colegio de San Ángelo fue clausurado y el monasterio pasó a ser propiedad de la nación.

El 7 de julio de 1921, por decreto del gobierno de Álvaro Obregón el convento carmelita se convierte en el Museo del Carmen, que resguarda y exhibe arte sacro y otras reliquias carmelitas. Y también unas cuantas momias.

Cada año, con motivo del Día de la Virgen del Carmen, el 16 de julio, los festejos religiosos, las actividades culturales y juegos mecánicos, así como la Feria de las Flores, atraen a medio millón de personas.

El milagro fundacional

El 16 de julio es el onomástico o cumpleaños de Carmen, Carmela y Carmelo porque ese día pero de 1251 ocurrió el milagro fundacional del culto. A San Simón Stock, prior de los carmelitas en Inglaterra, se le apareció la Virgen del Carmen y le entregó el escapulario, que como el ayate de Juan Diego con la imagen de la Guadalupana, es la prueba de su aparición.

Quien lleve el escapulario evitará el purgatorio e irá al cielo, le dice la Virgen del Carmen a San Simón, porque el escapulario representa la salvación del alma. Aún es parte del hábito de los carmelitas que lo usan para cubrirse las escápulas. Con el tiempo se creó una versión pequeña para los fieles laicos. En un lado lleva a la Virgen del Carmen y del otro, el corazón de Jesús o el escudo de la orden.

Geografía bíblica

El milagro fundacional y el culto tienen una precuela que incluye a la geografía bíblica: el Monte Carmelo, ubicado en la antigua Palestina, hoy Israel. Y una historia de la Biblia, cuyo coprotagonista es el profeta Elías. Debido a una sequía de tres años, Elías le pide a Dios que llueva en el Carmelo. Llueve y el monte se convierte en una zona sagrada.

Aproximadamente en 1156, Bertoldo de Calabria y otros religiosos, siguiendo el ejemplo de Elías, se establecen en el Monte Carmelo y ahí construyen una ermita dedicada a la Virgen María.

Estos religiosos asocian el Monte Carmelo con la fertilidad (Carmen o Carmelo derivan del hebreo Karmel o Al-Karem: “Jardín de Dios”), y con la Virgen María, a quien dan un nuevo nombre: Virgen del Carmen, por el Monte Carmelo. Así, en 1156 crean la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Vírgenes centenarias

Ahora bien, Virgen del Carmen es una de tantas advocaciones o formas de llamar a la Virgen María. Otras, son Virgen de Guadalupe, Virgen de los Remedios, Virgen de Fátima, etcétera.

Si consideramos el milagro fundacional de su culto, la Virgen del Carmen es más antigua que la Virgen de Guadalupe. La Guadalupana se le apareció a Juan Diego en el cerro del Tepeyac el 12 de diciembre de 1531, pero la Virgen del Carmen, a San Simón el domingo 16 de julio de 1251 en Cambridge, Inglaterra.

Este año la Guadalupana cumplirá 490 años y la Virgen del Carmen, 770. Campeche, quizá los celebre otra vez con una bendición desde el cielo.

Artículo anteriorLas remesas no son un orgullo
Artículo siguienteCoatzacoalcos: 110 años de grandeza y desarrollo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí