Inicio OPINIONES Prevenir para no lamentar

Prevenir para no lamentar

La propagación del coronavirus por todo el mundo ha sido un fuerte golpe para la economía de muchos países como México, donde se han comenzado a tomar medidas sanitarias para detener el contagio como la cancelación de algunos eventos masivos como conciertos, convenciones y encuentros deportivos.

Varios países comenzaron a cancelar eventos o juegos que tuvieron que celebrarse a puerta cerrada, mientras México se mantenía firme en la idea de no cancelar ni postergar ninguno de ellos. Como dice el dicho, «el gobierno de México ve la tempestad y no se hinca».

Algunos promotores como CIE aún no se dan cuenta de la magnitud del problema y del riesgo que se corre en las aglomeraciones y por ejemplo el Festival Vive Latino sigue programado para realizarse en el Foro Sol el 14 y 15 de marzo, aun cuando varios grupos cancelaron su participación, unos por no poder trasladarse desde sus países de origen y otros conscientes del riesgo que significa realizar este tipo de festivales durante la pandemia.

Lo mismo sucedió con la Cumbre Tajín que inició este viernes tal como se había anunciado, a pesar de que hubo algunas manifestaciones que se oponían a su realización. El gobierno de Veracruz decidió correr el riesgo y seguir adelante con el tradicional evento.

El concierto de Ricky Martin a celebrarse en Guadalajara el próximo 18 de marzo fue pospuesto de última hora a petición de las autoridades del estado de Jalisco, lo mismo que el Festival Internacional de Cine y un torneo preolímpico rumbo a Tokio 2020.

El gobierno de Yucatán decidió también cancelar el Tianguis Turístico que se celebraría en Mérida este 19 de marzo y se pospuso para el 22 de septiembre.

Los parques temáticos de Disney han decidido cerrar sus puertas a partir de este 15 de marzo tanto en Estados Unidos como en París para prevenir contagios, no así los parques temáticos de México como Six Flags que mantiene sus puertas abiertas y ni siquiera se ha pronunciado al respecto. 

México todavía está en la llamada fase uno, sin embargo, el Tecnológico de Monterrey ha suspendido clases presenciales y ha decidido impartir clases virtuales. La UNAM ha propuesto que maestros y alumnos trabajen desde sus domicilios y tal vez en breve podrían suspender las clases.

Estas cancelaciones o reprogramaciones han generado enormes pérdidas a organizadores y al turismo nacional, pero de no ser así el daño sería mayor.

Según el sector salud, México podría entrar a la fase dos dentro de 15 días, en que podrían multiplicarse los contagios que hoy en día han alcanzado la cifra de 26 enfermos de coronavirus.

Entrar a la fase 2 significa que habrá transmisión de tercera generación y brotes comunitarios, para lo cual se tendrán que reforzar las medidas para evitar los contagios, implementando filtros en escuelas, centros de trabajo y se tendrían que suspender obligatoriamente eventos masivos y podrían cerrar hasta los cines y teatros.

Aun cuando el gobierno de México ha pedido a la población no entrar en pánico, los reportes que recibimos todos los días han puesto a temblar a la población que se siente amenazada por este coronavirus, para el cual no existe vacuna alguna para evitarlo ni antídoto probado para curarlo.

Artículo anteriorReflexiones sobre un mundo raro
Artículo siguienteCrónica de un estudiante mexicano en Italia

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí