Inicio POLÍTICA “Tengo temor; ellos no me lo van a perdonar”: Elena Chávez

“Tengo temor; ellos no me lo van a perdonar”: Elena Chávez

655
Elena Chávez

(Primera de dos partes)

Elvira García

Elena Chávez, la autora del bestseller mexicano «El rey del cash» posee una voz frágil, aguda, quebradiza. Converso con ella, quien habla en clave y no da nombres; quizás teme decir los apelativos de los personajes a los que se refiere en esta entrevista. Dice “ellos”, continuamente. Y en ese plural caben desde Marcelo Ebrard, hasta Mario Delgado y Claudia Sheinbaum, y a veces también López Obrador, entre otros. Ese “ellos” parece  describir una cofradía, una secta o una mafia. “Ellos”, son los seres cercanísimos de “este señor», o de “él”. Eso que Elena me narra -con temor pero con certeza- revela el actuar de una secta absolutamente hermética, con estrictos códigos y un sólo líder: “él”, “el señor”: Andrés Manuel López Obrador.

Los detalles de cómo se movía, se comunicaba, se acomoda y avanza esa secta o mafia política, están detallados, paso a paso, en «El rey del cash», el libro de Penguin Random House que, a veinte días de su aparición, es el volumen más vendido de este año, hasta hoy. 

Pero regreso a Elena Chávez, a quien veo y entrevisto a través de la pantalla de mi computadora; hay algo en su voz, en sus pausas y silencios, que me dice que tiene miedo a las repercusiones de su libro.

-¿Cómo te sientes después de escribir y publicar «El rey del cash»?

-Estoy satisfecha; para mí era un deber que tenía que cumplir. Pero también tengo temor, no te voy a mentir, porque aun cuando no ha habido acciones en mi contra… ¡yo sé que me la están guardando!

-¿En serio? ¿Te la están guardando para un mediano o largo plazo?

-Sí, ¡claro! no me la van a perdonar. Yo creo que están esperando a que baje el boom del libro, porque estoy muy visibilizada ahorita, y ese es hoy mi escudo. Yo llevé a cabo una estrategia para protegerme, empecé a hacerla con mi gremio, el periodístico. Y eso me ayudó mucho. Por fortuna, a lo largo de estos años hice buenas amistades y,  poco antes de que saliera el libro, les avisé que iba a sacarlo, para que me arroparan, y se portaron súper bien, así como mucha gente en las redes sociales. Mira Elvira, puedo asegurarte que el éxito de este libro es el reflejo del hartazgo en el que estamos los mexicanos. En diciembre se cumplen cuatro años del gobierno de este señor y el país está terriblemente mal. Y, por eso, yo me pregunté: ¿cómo puedo ayudar a que los ciudadanos tomen conciencia de quién nos está gobernando?

-Entonces, si el gobierno de López Obrador fuera un éxito, ¿no habrías escrito ese libro?

Y, por primera vez, dice el nombre completo del presidente:

-Pues es que Andrés Manuel López Obrador prometió que iba a ser diferente, y que haría una transformación, para bien. Jamás dañaría yo a mi país. Ojalá él hubiera cumplido con lo que le prometió a 30 millones de mexicanos; si eso hubiese ocurrido, un libro como el mío no tendría ningún éxito, ni sería tan leído. Yo, como millones de ciudadanos, luchamos por un bien común: México.

“MI libro es para los mexicanos y, más, para los decepcionados por AMLO”

-¿Quedaste dañada por César Yáñez o por López Obrador?

-No, no no. De parte de César jamás tuve maltrato físico, de ninguna manera.

-Pero ¿psicológico?

-Pues ese sí, el daño que hace el abandono en que viví; porque cuando uno decide vivir con una pareja es para convivir con ella. Y toda esta relación se convirtió en soledad; para él fue siempre más importante el señor que… la esposa. Y luego viendo las traiciones entre ese grupo, y otras acciones que narro en «El rey del cash», pues sí quedé bastante mal. Por eso decidí sanar todas esas heridas que traía. En ese momento ni siquiera había pensado en escribir este libro. Cuando el señor ganó las elecciones, ¿quién me iba a creer? Hoy,  a cuatro años de gobierno, sigue siendo muy aclamado, no por sus acciones, sino por su carisma y el discurso que sabe manejar. Pero, al triunfar en 2018, por amplia mayoría, ¿quién me iba a creer? 

Nadie.

-Exacto! Publicar este libro en esa época era aventarme de cabeza al precipicio, y que  pensaran que estaba loca. Entonces, yo tenía chispazos de luz y me decía: “a ver, no puedes exponerte a hablar de un señor al cual verdaderamente ven como un dios. Hoy tiene catorce millones de personas -su voto duro- pero en aquel entonces de su triunfo electoral, eran treinta millones. Imagínate si yo hubiera escrito y publicado mi libro en ese momento….

-Te linchan en el Zócalo…

-Pero además, creo que ninguna editorial se hubiera atrevido a publicarlo.

-¿A quién diriges El rey del cash ¿ A López Obrador o a César Yáñez? o, ¿a ambos?

-De ninguna manera a César. Él es pasado; es una relación terminada, finiquitada, lo tenía que incluir porque es parte de mi testimonio, pues estuvo presente en ese momento al ser la mano derecha del señor, pero el libro está dirigido, primero que nada, a todos los mexicanos, a las personas que creyeron en él, que han sufrido decepción de sus promesas incumplidas, pero también es para aquellas que aún piensan que él es bueno para el país. Lo que he logrado es que, a través de mi libro, penetre el mensaje de que el señor no le hace bien al país; que el señor López Obrador, como todos los políticos que hemos tenido, también es deshonesto, que no es un dios, que no es un profeta como les ha querido dar a entender. Yo propongo que en lugar de que lo suban al altar, lo vean como un ser que tiene defectos y está lleno de ambiciones y de todas estas cosas que él criticó. El libro está dirigido, pues, a los ciudadanos, para que hagan conciencia. Y el protagonista es el presidente de México. 

-Ha habido comentarios machistas, por parte de colegas, descalificando tu libro con el argumento de que eres una mujer despechada… entonces, reitero, ¿no es una obra para César Yáñez?

-Si escribiera un libro sobre César Yáñez, te juro que saldría uno igual de 300 páginas,  o de más. No es un libro dirigido a él, para nada.

-¿Qué sientes con los comentarios que descalifican tu obra bajo el argumento de que estás dolida porque Yáñez no se casó contigo?

-Eso ya lo viví. Yo estaba preparada para eso, porque cuando nos separamos César y yo, lo primero que ocurrió fue que mucha gente veía a AMLO como el dios que ha bajado a salvar al país, y a César tal vez como Juan Bautista… (y Elena ríe). Me enteré primero, por la columna de Raymundo Rivapalacio, en la que escribió acerca de  una persona que estaba en la cárcel y por la cual César estaba traficando influencias para que fuese liberada; lo hablé con César y lo negó, pero a mí ya me quedó el gusanito. Así que decidí que ya no podíamos seguir adelante. Y cuando se enteran de que César se va de mi casa, la gente cercana a él empezó a decirme que se iba porque yo estaba vieja, y fea. En ese momento empecé a recibir ataques, y eso me preparó para lo que está ocurriendo ahora.

“Lo que hace tu jefe es perverso”, le dije a César Yáñez

-¿Te lastimó lo que te decían y te dicen ahora?

-No; no me lastimó ni me lastima. En aquel momento cerré mis redes, más que nada por el riesgo de las amenazas. Acuérdate que el señor tiene muchos fanáticos. Pero los insultos no matan.

-Fortalecen, ¿no?

-Sí; era la primera vez que me pasaba algo así, pero me sorprendió leer a tantas mujeres diciéndome eso y descalificandome, con conceptos feos y bajos.

-¿Hay alguna persona o institución que te pidió escribieras el libro?

-¡De ninguna manera! Imagínate, si alguien cercano a ellos hubiera sabido que yo estaba escribiendo este libro, ¿qué habrían hecho?: hubieran tratado por todos los medios de evitarlo. Si mi obra hablara sólo de Marcelo y de otras personas del círculo del señor, no habría habido problema, pero como en el El rey del cash, el personaje central es el actual presidente de México, entonces lo que ellos se apresuran a hacer es proteger a su líder, defender a quienes los empoderó y los tiene manejando miles de millones de pesos y haciéndose más ricos de lo que ya eran. Mi libro se hizo con la secrecía más completa que puedas imaginar.

-¿Puedes contar algo de esa secrecía en el proceso de escritura y publicación?

-Cuando hablé con la editorial acerca de lo que estaba escribiendo, les conté un poco de mi historia, y mi testimonio les interesó y me dijeron: pues va, adelante. A finales de enero me senté a escribir, y en dos meses y medio de este 2022, lo terminé. 

-¿Hubiese sido deshonesto para ti guardar silencio, sabiendo todo lo que exhibes en el libro?

-Claro que sí, hace rato me preguntaste que si el señor hubiese sido buen presidente, habría yo escrito mi libro, te respondo con la franqueza de la que me jacto y me siento orgullosa, porque ser franca en este país es un defecto para muchos.  Si yo hubiese visto que este país está caminando bien, que López Obrador hizo lo que prometió, que los mexicanos vivieran en una buena situación económica, con empleo y excelente servicio de salud como en Dinamarca, y no hubiera tantos desaparecidos y muertos, no habría escrito «El rey del cash», pero mi conciencia estaría tranquila, porque en aquella época nunca me quedé callada; siempre le dije a César Yáñez que eso que hacía su jefe era ilegal. Le reiteré: “lo que hace tu jefe es perverso”. Pero el país no está bien manejado por el presidente. Y por eso hice este libro; es una obra para los ciudadanos. El hecho que algunas personas hayan querido utilizarlo políticamente, yo no puedo evitarlo, sale de mis manos y a mí me ha molestado.

-Era inevitable, pues hablas de López Obrador, quien es probable que tenga sucesor para el próximo sexenio.

-Muy probablemente. Todos sabemos qué va a pasar en el país; si no lo evitamos, habrá un maximato. Incluso él ya el otro día habló de ampliar su mandato. ¿Vamos a permitir que este señor permanezca hasta que Dios o el diablo se lo quiera llevar? Yo digo que se lo va a llevar el diablo. 

-¿Tienes temor de que ese grupo te haga daño?

-Para que yo esté protegida, debo pensar como ellos y llevarles la delantera.

-En una entrevista dices que le tienes temor al círculo más cercano a López Obrador, porque “ya sabes cómo son”; dime ¿cómo son? 

Fin de la primera parte de esta entrevista.

Artículo anterior76 centímetros
Artículo siguienteYo no lo imaginé así…
Es un sitio digital abierto a todas las ideas, emociones, libertades, política, literatura, arte y cultura. 

1 COMENTARIO

  1. Mil gracias Elvira. Varias reflexiones en lo que publicas la segunda parte de la entrevista:
    A) Es una mujer la que tiene la valentía de dar un testimonio. La que tiene la serenidad para nombrar las actuaciones y los delitos de esta pandilla que se apropió del poder en México.
    B) No faltará quien diga que los otros eran peor. Les respondo de una vez que los otros no se pasaron 18 años diciendo que eran diferentes y robando a todos todo el tiempo.
    C) Que esta pesadilla acabe depende de nosotros, los mexicanos. Los que no votan porque «¡Ay que flojera siempre es lo mismo!» Los que no votan porque «se van de viaje en esas fechas». Los que no votan porque «no sirve para nada. Todos son iguales». Estoy convencida, igual que lo dice la señora Chávez, de que sus «otros datos» les dicen que no van a ganar. Somos muchos más los que no queremos a esta pandilla, ni queremos un maximato, ni queremos reelección. Si no participamos, estas denuncias y las que vengan detrás, se van a quedar en testimonios. Mil gracias de nuevo y si tienes oportunidad de saludar a esta valiente mujer, y agradecerle su testimonio, que muchos reconocemos y valoramos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí